Artículo actualizado

13 agosto 2007

Debido a la calurosa respuesta de amigos e internautas a mi artículo original “De cómo ser músico sin morir en el intento“, he creído oportuno revisarlo y ampliarlo con dos nuevos capítulos. Asímismo también he añadido nuevos apartados en la parte original.


“El músico profesional, una especie en vías de extinción”

Algunas indicaciones para aquellas personas que deseen dedicarse al noble arte de la música, y continúen teniendo la mala costumbre de comer cada día y dormir bajo un techo.

El artículo se estructura de la siguiente forma:


El artículo es algo sangriento y cruel, lo sé, pero no anda muy apartado de la cruda realidad. Si alguien se da por ofendido… pues mira chico, lo siento mucho pero esto es lo que hay. Si crees firmemente que este blog va totalmente desencaminado, te animo a escribir el tuyo propio e iniciar un interesante debate.

Anuncios

Sobre este blog

13 agosto 2007

En este blog intento dar algunas indicaciones para aquellos que deseen dedicarse a este noble arte. No hace falta ser muy vivo para ver como cada vez más se degrada la profesion de la música hasta niveles insospechados y des de aquí quiero dar mi visión personal.

Un poco de historia:

Inicié mis actividades musicales a los catorce años, tocando la batería en un conjunto que tocaba en bodas, bautizos comuniones y verbenas. Recuerdo que en mi primera actuación cobré en aquellos tiempos la nada despreciable cantidad de 400 pesetas por tocar dos horas un domingo por la tarde, Posteriormente formé parte de varios conjuntos como bajista, pianista, arreglador y productor, siempre cobrando por mi trabajo.

Completé las carreras de tres instrumentos, estudié instrumentación, composición y dirección de orquesta en un conservatorio superior, y monté con otros socios un estudio de grabación de música, publicidad y doblaje. Simultáneamente, preparé participe y gané por oposición una plaza de profesor de orquesta en una agrupación sinfónica, cosa que me proporciona un sueldo estable y seguro y me garantiza una jubilación el día de mañana.

Pero señores, esto era antes, eran otros tiempos… que tiempos aquellos…que noche la de aquel día…

Iván el terrible


Jóvenes Promesas

29 agosto 2006

Rock Star

Si algún jovencito/jovencita que lea este articulo, quiere convertirse en una estrella del rock, estoy seguro que le serán de gran ayuda estos consejos.

Mira chaval, para meterte en esta movida, tendrás que desempolvar y cambiarle las cuerdas a la vieja guitarra de tu padre. Si no dispones de instrumento familiar, tendrás que comprarte tu Strato, tu Presicion, tu teclado Roland o tu batería Mapex. Ah, y comprarte un ampli Marshall, Fender o Ampeg de 200 W. También deberás comprarte tu juego pedales, tu micrófono A.K.G, tus camisetas roqueras…….

Tendrás que pasarte muchas horas castigando a tus vecinos intentando descubrir como sale el acorde de si bemol séptima, y como puñetas copiar aquel punteo del tema de U2 o aquella improvisación de Jimy Hedryx en Foxie lady…. Finalmente, (un poco asqueádo) te apuntarás en alguna escuela de música moderna y la cosa irá mejorando. Pasado un tiempo, quedarás con Tony, Chema, Jóse y Nacho para ensayar en el garaje que hay en casa de Tony, y dar la vara a los vecinos.

Irás muchas veces al garaje de Tony y, con el tiempo, más o menos montaréis entre todos algunas versiones de temas conocidos.

Necesitaréis un/una cantante que seguramente pensará que es mejor que Bono o que Janis Jomplin. Inventaréis algún tema vuestro. Y ensayaréis, ensayaréis mucho, os cabrearéis, mucho…. Hasta que un día Chema dará la gran noticia: “Ha salido un bolo para tocar en la fiesta de mi pueblo”.

Entonces ensayaréis más… os cabrearéis más… Y finalmente llegará el día de la actuación,

Seguramente aquel día lloverá (siempre llueve en la fiesta del pueblo). Cuando deje de llover, lo más seguro es que el organizador del tinglado haya desaparecido porque resulta que está vendiendo birras por la feria, o lo que sea…. Finalmente aparecerá y os dirá que tenéis que actuar a las tres de la mañana, pues delante vuestro han de salir cuatro grupos más que han venido de Zaragoza o de Lugo.

Todo esto sin equipo de luces (bueno, con el alumbrado público, o con dos focos que traerá el Sr. Antonio) y con mucha suerte con el equipo de audio de la parroquia, de 100W de potencia y una mesa de cuatro canales, estropeada… y con la amenaza de que vuelva a llover.

Lo más seguro es que al concierto asistan vuestros padres, vuestros hermanos y vuestras novias. (eso si podéis actuar, pues lo normal es que se quejen los vecinos y venga la policía municipal, diciendo que se arma mucho escándalo y que no se puede continuar…)

Cuando termine el concierto, tendréis que desmontar el tinglado, subir los trastos al coche y marchar para casa. Evidentemente, no cobraréis ni un puto duro. Con mucha suerte os habrán dado previamente un bocata y una birra. Y ya está.

Algún tiempo después, Chema dirá que vio al organizador del tinglado, y que este le dijo que “bueno si, me gustásteis bastante… el año que viene, pues ya veremos… “. Y ya está.

Y volveréis a ensayar… (y a cabrearos…)

Otra opción es la de presentarse a algún concurso de grupos musicales como Emergenza, pongamos por caso… Aquí la cosa cambia…

Aquí directamente has de pagar para que te dejen tocar… Has de traer a tus amigos del insti o de la facu. para que te voten y al final ganen los más marcianos (bajo un estricto recuento de votos a mano alzada de la gente que asiste al evento…) O los que traen más seguidores…. “Jo tío que putada… pero bueno el año que viene podemos volver a intentarlo!”…

Y vuelves a pagar, vuelves a ensayar, vuelves a cabrearte…. La novia te da la bronca: “Parece mentira que os dejéis engañar” La madre te da la bronca “Parece mentira la manera como os llevan al huerto” El padre te da la bronca “Parece mentira como pierdes el tiempo en estas chorradas en vez de terminar la carrera”.

Un día, Jóse dice: “Tendríamos que grabar una maqueta para intentar promocionarnos”… Alguien dice: “Un amigo de mi padre conoce un tío que tiene un estudio que nos haría buenos precios”… Otro dice: “Pues a mi me han dicho que en Londres se graba de puta madre y tirado de precio”… Y otro dice: “Pues yo tengo noticias de que en Dénver (Colorado) hay un estudio de grabación que es la hostia…

Y decidís grabar una maqueta… Lógicamente, cambias tu Strato por una Les Paul, tu Presicion por un Jazz Bass Vintage, y tu Mapex por una Yamaha. Os ponéis a ensayar, a ensayar y a cabrearos… A cabrearos más porque a la maqueta tienen que venir a colaborar: Alfredo, que toca las tumbas, Manu, que toca muy bien el saxo tenor, y Merche, Pili y Mari que cantan y pueden hacer coros… y de paso están muy buenas y si hay que hacer fotos, pues todo ayuda…

Después de muchos ensayos y muchos cabreos, un día entráis en el estudio del amigo de tu padre, o tal vez en Abbey Road, o quizás viajáis a Denver… (depende de la pasta de que dispongáis) y empezáis a grabar…

Después de muchas horas de grabación y muchísimas más de post-producción, conseguís un producto generalmente muy aceptable…. Escucháis las mezclas y pensáis “Somos la hostia”

Y empieza el peregrinaje por las pocas discográficas que quedan en activo.

Los comentarios de los productores suelen ser: “Si, está bien pero no es exactamente lo que estamos buscando. Tal vez si cantarais en castellano… O si cantarais en inglés… O si cantarais en francés…Si fueran temas más roqueros, o alguna balada…”

Las discográficas se van sucediendo hasta que al fin se acaban. Y entonces empieza el recorrido por los bares musicales, donde dejáis muchas copias de la maqueta y vuestros teléfonos móviles…

Y esperáis que suene el teléfono… y seguís ensayando en el garaje de Toni, pero sin las chicas ni el saxofonista ni el de las tumbas…

Un día, Chema dice: “Bueno, resulta que vuelven a ser las fiestas de mi pueblo y me han dicho si queremos actuar”…

En un principio todo el mundo se hace el “longuis”, pero al final acabáis actuando a las tres de la mañana, con amenaza de lluvia, en el mismo escenario, con el bocata y la birra, sin luces, con el equipo de sonido de la parroquia, con los padres, hermanos y novias… y sin cobrar un puto duro…


Blues Man

Si por casualidad nuestro joven quiere dedicarse al blues o al jazz en cualquiera de sus formas debe tener en cuenta de que para triunfar en este campo:

Debe ser bueno, muy bueno, buenísimo. Debe tener en cuenta que Eric Clapton Herbie Hancock o Chick Korea actuarán en el Sant Jordi, en el festival de Vitoria o en Montreux, pero el Sr. Pepito Martínez no. Y porque no? Pues porque en los conservatorios de música moderna y jazz que existente en la actualidad, uno puede aprender muchas cosas: se puede aprender a entender las armonías cifradas, uno puede aprender a improvisar sobre escalas predeterminadas y uno puede conocer determinados temas Standard. Pero la genialidad de Miles Davis Jimy Hendrix o Wayne Shorter no se enseña, se nace con ella o no.

Para más INRI, en las grandes ciudades, cada vez es más restringida la existencia de bares musicales en los que los amantes del jazz puedan realizar jams y tocar en ellas (evidentemente sin cobrar ni un duro). Por lo cual es necesario desplazarse a otras localidades para poder tocar aquellos geniales temas de “Chick Corea” que el público escuchará con entusiasmo mientras disfrutan de su cena con la mujer o la novia.


Josep Carreras

Si quiere dedicarse a la ópera o la música clásica,

Debe ser buenísimo en su instrumento o tener una voz realmente privilegiada. Debe estudiar desde pequeñito horas y horas con los mejores profesores y en los mejores conservatorios a los que pueda tener acceso, y tener presente que por cada plaza de profesor de orquesta o cantante profesional que pueda salir a oposición, se presentarán cincuenta, sesenta o más opositores.

Si quiere actuar como cantante de ópera, necesitará unos buenos padrinos que financien su promoción.

De no ser así, necesitará mucha paciencia para ir presentándose a los innumerables castings en los que tomará parte, hasta conseguir (con mucha suerte) algún papelito más o menos destacado en espectáculos musicales de duración impredecible en la cartelera.

Pero hasta que llegue este momento, deberá ganarse la vida actuando en bodas, bautizos, comuniones, y tocando o cantando por la calle (en los lugares predeterminados por las autoridades municipales, y a las horas indicadas).

La única salida más o menos solvente para los que tomen esta opción, es cursar estudios de magisterio musical y dedicarse a dar clases de música en colegios e institutos a alumnos que no siempre demostrarán un gran interés por sus enseñanzas.


Por lo tanto, amigos míos

Os recomiendo que estudiéis derecho, farmacia, ingeniería artes marciales, yo que se… Y terminéis vuestra carrera. Acto seguido, empezad a trabajar en un lugar que os garantice una estabilidad económica. Y los sábados, podéis ir al garaje de Chema,y tocar en vuestro conjunto “Ingresó difunto”, a la orquesta sinfónica “Amigos de Mozart” del casino de Torrelodones o al coro “Florecillas silvestres”…y tocad, y cantad, y disfrutad…

Y YA ESTÁ, DEJÁROS DE FILIGRANAS

Y si algún día sale algún bolo, que sea cobrando dinerito, money, pasta, guita… ni bocatas ni birras ni cubatas ni hostias… ¿Vale?

Es la única manera de volver a dignificar la profesión.

En fin, es mi consejo.